Datos personales

Mi foto
Docente en la Universidad La Salle, autor de Sombras en el agua (2011).

domingo, 5 de diciembre de 2010

Contra el secreto profesional (*)

Por Jorge Monteza

Está es una reedición que además de justa, necesaria, (parafraseando una frase de la misa) porque se tata del libro menos editado de César Vallejo, menos conocido también por lo tanto. Casi todos los libros de Vallejo han tenido ediciones varias, entre las cuales los de poesía se imponen, y no es para menos, pues se trata del poeta más importante de la literatura peruana, se trata de nuestro poeta universal. En la producción vallejística; después de la poesía, sigue la narrativa, en ediciones, en lectores; quién no ha leído Paco Yunque en el colegio, quién medianamente culto no ha leído Tungsteno o Fabla salvaje. Al cuento y la novela le siguen el ensayo, la crónica, el teatro, respectivamente. La crítica y valoración, también se ha orientado en este sentido.

Sin embargo este sentido queda trastocado cuando hablamos de Contra el secreto profesional, porque no pertenece a ningún género de los anteriores y sí tiene un poco de cada uno de ellos. Ha sido definido por el propio Vallejo como un libro de pensamientos, y lo es, también. Por lo que está emparentado con Prosas apátridas de Ribeyro, que eran apátridas precisamente por ser prosas que no pertenecían a ningún género específico (y no porque eran prosas de un apátrida como muchos han pensado). También por sus relatos parabólicos, Contra el secreto profesional, está emparentado con Historias de Cronopios y de Famas, de Cortázar. Por expresarse en una lógica paradójica, por el notable dominio del ritmo en las palabras está emparentado con los Poemas en prosa del propio Vallejo. Qué es entonces CSP, ¿Lo es todo y lo es nada? Esta pregunta podría ser una definición más para este libro.

Lo cierto es que es un libro de vital importancia en la obra de Vallejo, porque ayuda mucho a comprender de manera completa, es decir de manera teórica y práctica, la estética e ideología vallejiana. El título, de plano, ya plantea una lectura intertextual. Pues no parece tener ninguna relación con el contenido sino tenemos presente que este es un título tomado ya de un artículo publicado en la Revista Variedades en 1927, con el subtítulo: Apropósito de Pablo Abril de Vivero; en la que manifiesta abiertamente estar en contra de los experimentalismos acrobáticos, experimentalismos “vanguardistas” o más bien seudo-vanguardistas, posturas a las que considera maniqueas, a las que considera “el secreto profesional” de algunos poetas de la época para insertarse en el canon, para ponerse a tono con la tendencia. A ellos los acusa de falta de honestidad espiritual, autenticidad humana y de remedar, sin filtros individuales, estéticas extranjeras.

Este libro es una especial muestra de esa firme consecuencia estética, política y social de César Vallejo para con su obra. Y que ha rendido a nosotros sus lectores tanto por su arraigo local y su universalidad.

Nada mejor para explicar la naturaleza de esa estética que el aforismo: “Yo amo las plantas por la raíz y no por la flor” (página 59); o,

Una nueva poética: transportar al poema la estética de Picasso. Es decir: no atender sino a las bellezas estrictamente poéticas, sin lógica, ni coherencia, ni razón. Como cuando Picasso pinta a un hombre y, por razones de armonía de líneas o de colores, en vez de hacerle una nariz, hace en su lugar una caja o escalera o vaso o naranja. (pág. 55). O cuando bellamente ironiza al capitalismo:

Concurrencia Capitalista y Emulación Socialista

Quién vuela más lejos! ¡Quién da mejores puñetazos! ¡Quién nada más! ¡Quién bate el record de velocidad, de duración, de altura, de peso, de resistencia, de intensidad! ¡Quién hace más dinero! ¡Quién danza más! Record de ayuno, de canto, de risa, de matrimonios, de divorcios, de asesinatos, etc. Este es el criterio capitalista de todo progreso. El espíritu de "match" y de "record" nos viene del taylorismo, por el deporte, y, lógicamente ofrece los mismos vicios y contradicciones del sistema capitalista de la concurrencia en general. Ya nadie hace nada sin mirar al rival. El hombre se mueve por cotejo con el hombre. Es una justa, no ya de fuerzas que se oponen francamente, que sería más noble y humano, sino de fuerzas que se comparan y rivalizan, que es necio, artificioso y antivital. El hombre no puede ya avanzar por su propia cuenta y mirando de frente, como lo quiere el orden paralelo y multitudinario de las cosas, sino que vive y se desenvuelve teniendo en cuenta el avance y la vida de su vecino, es decir, mirando individualmente el horizonte. Muerto el capitalismo e instaurado (pág. 16)

Contra el secreto profesional, un libro imperdible para cualquiera que se haya conmovido con el verso y la prosa de Vallejo.

(*) Editorial Aletheya, septiembre 2010. Libro presentado en el 4to Festival del Libro, organizado por La lirería de la UNSA

No hay comentarios:

Publicar un comentario