Datos personales

Mi foto
Docente en la Universidad La Salle, autor de Sombras en el agua (2011).

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Selección PeruanaPor: Jorge Monteza
_______________________________________

Quizá podamos explicar que el hecho de que en una “selección” denominada “peruana” haya escritores solamente limeños, se deba a que se trata de la formación de una oligarquía literaria, o algo parecido
_______________________________________________________

Selección peruana (Estruendomudo ediciones, 2007) es un texto en dos volúmenes que no trata sobre la selección nacional de fútbol, sino, es una reunión de relatos de escritores medianamente jóvenes de relativo prestigio. Están autores como Daniel Alarcón, Santiago Roncagliolo, Beto Ortiz, Luis Hernán Castañeda, Daniel Titinger, entre otros. Todos los cuentos literariamente son solventes, incluso la calidad de algunos autores como Luis Hernán Castañeda invitan a buscar sus libros.
Como promoción y difusión —el lado noble de las editoriales— la ingeniosa presentación, que alude a la selección peruana de fútbol es afortunada. La contratapa dice: “Esta selección es una muestra de la nueva narrativa peruana, compuesta por escritores experimentados y potentes refuerzos que arremeten sin miedo en cada palabra dividida y son diestros en el juego corto”. Para los efectos publicitarios la metáfora es infalible; para decirlo en sus términos, es un golazo, otro mérito de la editorial.
Sin embargo, mi propósito no es hacer un comentario del contenido del libro, tarea algo más larga, sino es cuestionar los dos términos que titulan este texto, el de Selección y el de peruana.
Toda antología implica un, aunque siempre riesgoso, ejercicio de inclusión y exclusión. Esa es, digamos, una condición esencial de las antologías: la selección. Sin embargo, la de Estruendomudo parece traicionar su naturaleza; es decir, al sentido de selección; y lo que es peor, al sentido de peruana. En principio, porque toda selección es representativa y es élite; y ésta no es ninguna de las dos cosas.
Una selección debe ser representativa de un todo, en este caso de todo el Perú, y en la selección de Estruendomudo todos los escritores de cabo a rabo son limeños. Ciertamente la selección peruana de fútbol, en lo que a selección se refiere, le saca ventaja. Algo en común en la selección de Estruendomudo es el mercado literario circunscrito a Lima, por lo menos en la mayoría. Algunos con proyección al extranjero, como Roncagliolo, buscan un espacio en el mercado literario español, de modo tan marcado, que presentan escenario y narratario también español. Es decir, su historia está contada para el lector español. A Arequipa nos llegó el libro gracias al Segundo Festival del Libro.
Parece que por sobre el criterio de selección se impuso el de la elección de escritores ya seleccionados por el mercado, el cual por supuesto prioriza los fines comerciales. Esta “muestra de la nueva narrativa peruana” por su distanciamiento del sentido de selección me recuerda una distinción del ilustre Jorge Basadre entre oligarquía y élite. Oligarquía, dice Basadre, representa un hecho económico social, mientras que la élite es un fenómeno espiritual. Ser de élite no se hereda: se conquista.
Entonces, quizá podamos explicar que el hecho de que en una “selección” denominada “peruana” haya escritores solamente limeños se deba a que se trata de la formación de una oligarquía literaria, o algo parecido. Y de ser así, no sería una situación inocente. ¿Por qué? Porque los peruanos sabemos lo que han significado a lo largo de nuestra historia las oligarquías.
Pero, a lo mejor, esta autodenominaciòn de “selección peruana” no pase de ser una finta retórica, un gol de media cancha de la mercadotecnia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario